1. Iniciobexplain.com

Enseñando ATLAS.ti: La mirada a una experiencia propia.

Enseñando ATLAS.ti: La mirada a una experiencia propia.

Por Econ. Eduardo Guzmán

Desde mi experiencia enseñando ATLAS.ti –aunque también aprendiendo porque el proceso educativo es cíclico y se retroalimenta–, he podido identificar algunos elementos que son importantes tomar en cuenta cuando se pretende instruir en este software de análisis de datos cualitativos.

La tecnología, y el dominio de ésta, es un factor clave para poder interactuar de manera exitosa con ATLAS.ti. De igual forma, el manejo de las teorías y métodos de investigación es fundamental para desarrollar proyectos de valor en ATLAS.ti –sobre todo de las que fueron la chispa de este software, como las del enfoque cualitativo y en especial la Teoría Fundamentada–.

También se debe considerar el nivel de instrucción del aprendiz de ATLAS.ti y el objetivo que éste tiene, en relación con el apoyo en el software. Esto permite focalizar ciertas funcionalidades de ATLAS.ti que sirvan de soporte para el interesado, tomando en cuenta la amplia gama de opciones y herramientas con las cuales cuenta el software.

Finalmente, es fundamental que el proceso de aprendizaje de ATLAS.ti, sea interactivo y práctico, sin importar la modalidad o el nivel de los participantes. Esta forma de enseñar permite que los participantes se sientan integrados desde un primer momento con el software y, además, garantiza que el trabajo que se realice con ATLAS.ti sea personalizado y puntual para cada uno de los asistentes.

Al tratarse de un software sofisticado, los participantes de nuestros talleres de ATLAS.ti necesitan tener un conocimiento previo en cuanto al manejo de la tecnología. Si bien es cierto que, la versión 8 de ATLAS.ti se enfocó de manera especial en las funcionalidades del software, no deja de ser necesario el manejo de ciertos aspectos básicos relacionados con la tecnología y los recursos digitales.

En los talleres dictados hasta el momento, hemos contado con diversidad de edades, pero se destacan los participantes de estudios doctorales, los cuales cuentan, en su mayoría, con más de 50 años. Generalmente, este grupo de personas se encuentran con un obstáculo tecnológico, por lo cual, si no se logra superar esa barrera, los participantes podrían desistir de aprender a usar ATLAS.ti.

En nuestros talleres procuramos darle atención personalizada a cada participante con el fin de conocer sus fortalezas y debilidades, aplicando diferentes técnicas de aprendizaje para guiarlos a superar las dificultades de carácter tecnológico. Por ejemplo, si el participante tiene dificultades para agregar documentos primarios –una de las primeras barreras luego de creado el proyecto–, asociamos esta funcionalidad a algo más común, como el adjuntar un archivo al enviar un correo electrónico.

Otra barrera con la que nos hemos topado, es la de la importación/exportación de elementos en relación con ATLAS.ti y otros programas. La mayoría de estos casos se debe al desconocimiento de herramientas de grabación (en cuanto a los archivos de audio a incluir) y poco manejo de softwares básicos para la investigación en la actualidad (hojas de cálculo y gestores bibliográficos). Por ello, en nuestros talleres, enseñamos también el uso práctico de Excel para el análisis de tablas provenientes de ATLAS.ti y la elaboración de encuestas en una hoja de cálculo, con la finalidad de que éstas sean procesadas de manera automatizada por el software ATLAS.ti. También se ilustra el uso de Zotero y se presentan opciones de herramientas digitales para grabar audios y videos –de hecho, la versión de ATLAS.ti para móvil es una de esas opciones–.

Por todo lo anteriormente expuesto, un taller de ATLAS.ti debe complementarse con otros softwares para el manejo, procesamiento y análisis de la información, de forma tal que, los participantes conozcan las diferentes funcionalidades a las que pueden acceder una vez manejen los aspectos elementales de ATLAS.ti. Lógicamente, tampoco puede ser prioridad en un taller de ATLAS.ti, el manejo de las herramientas tecnológicas; de nada sirve que un participante aplique de manera mecánica las funciones del software, si no conoce el motivo de dicha aplicación. El uso de la tecnología debe ser un complemento del aprendizaje.ATLAS.ti y la metodología cualitativa.

El manejo adecuado de la teoría relacionada con la investigación que se esté haciendo, es fundamental para que un proyecto de ATLAS.ti se convierta en un valor agregado para el usuario. El contenido de nuestros talleres tiene como un primer componente el manejo de la metodología cualitativa y la Teoría Fundamentada; sin embargo, es recomendable que los participantes cuenten con experiencia previa en el manejo de estos dos componentes.

También es cierto que, el manejo de la Teoría Fundamentada requiere de ciertos conocimientos previos, sin los cuales los talleres y cursos de ATLAS.ti se verían limitados.

Por ello, también se diseñan talleres sencillos que muestren el manejo básico del software, en función de que los participantes aprendan a organizar de manera óptima un proyecto, realizar una revisión bibliográfica de calidad y, considerar elementos de una investigación que, sin ATLAS.ti, serían más complicados de apreciar.

La amplitud en el uso y finalidad de ATLAS.ti es uno de los objetivos de nuestros talleres. La personalización del aprendizaje permite que cada participante maneje diferentes enfoques y métodos, tales como la Teoría Fundamentada, el Análisis del discurso, la investigación acción-participante, entre otros. Lo importante es que, el participante no aprenda solo la parte instrumental del software, sino que, aprenda a utilizar las diferentes funcionalidades de éste, en función de llevar a cabo un proyecto de calidad.

El objetivo de los talleres no es solamente que los participantes aprendan a cargar documentos, crear citas y códigos, generar memos, construir redes, aplicar nubes de palabras, tablas de códigos-documentos y de co-ocurrencias. Nuestros talleres hacen énfasis en que el participante pueda cargar documentos en función de una relación entre ellos, y que de esa forma los sepa organizar dentro del proyecto de ATLAS.ti. Nos interesa que las citas y códigos que creen, tengan un propósito de principio a fin dentro de su proyecto y que, puedan operacionalizar los mismos de manera correcta a través de la conceptualización de estos.

Buscamos que, el análisis con las funciones de carácter cuantitativo, ayuden al investigador a identificar lagunas o hallazgos en su proyecto, que sin el uso del ATLAS.ti sería mucho más complicado de hacer. Enseñamos no solo a construir redes sino también a interpretarlas y relacionar los nodos en función de la investigación, para que éstas tengan un fundamento en el trabajo que se viene desarrollando. Mostramos que la herramienta de consulta y los códigos inteligentes permiten observar aspectos que, a simple vista, no es tan sencillo detectar; lo cual aumenta la calidad de la investigación. Invitamos a considerar la elaboración de memos desde un primer momento del proyecto y no al final solamente porque, los memos –junto con los códigos y las redes– son el reflejo más fiel de la mirada del investigador en función de fenómeno estudiado; son los memos los que irán dando forma a ese reporte final que estará soportado por un proyecto de ATLAS.ti hecho de manera adecuada.

Finalmente, es importante considerar el proceso interactivo del aprendizaje de ATLAS.ti, en cualquiera de los niveles o formas en que se pretenda enseñar el uso del software. Se debe integrar a los participantes de los talleres de manera continua y dinámica; priorizando las cualidades de cada uno de ellos y, lógicamente, su investigación, metodología y las teorías que soportan el proyecto.

La modalidad semipresencial del taller de ATLAS.ti, ha sido sumamente exitosa en nuestra experiencia. La interacción por medio de recursos virtuales y los entornos de aprendizaje a distancia, han permitido que la atención a ciertas dudas o requerimientos se focalice de manera especial para cada uno de los casos. Los participantes cuentan con un tiempo mayor para aprender el uso y aplicación del software, lo cual genera resultados positivos al final del taller.

En la actualidad, estamos próximos a dictar por primera vez el taller de ATLAS.ti 8 Windows 100% virtual. Sin duda alguna que un taller con esta modalidad supone un gran reto en cuanto a cumplir con el objetivo principal del mismo: que los participantes aprendan a utilizar ATLAS.ti para desarrollar una investigación o proyecto con un alto valor agregado, optimizando el uso del tiempo y demás recursos inmersos en un proceso investigativo.